¿ Tarimas ? Opciones y comparativa.

Vista de herramientas de trabajo sobre un suelo de tarima laminada

La elección entre tarimas laminadas, de madera natural, con capa noble y vinílicas implica consideraciones diversas en términos de composición, costes, apariencia, mantenimiento y aplicaciones específicas.

Las tarimas laminadas se destacan por su asequibilidad y apariencia estética. Compuestas por varias capas prensadas, la capa superior, a menudo impresa con imágenes que simulan madera, ofrece una variedad visual sin el costo asociado de la madera maciza. Estas tarimas son ideales para presupuestos ajustados y áreas de tráfico moderado. Sin embargo, su desventaja radica en la falta de autenticidad, ya que no consiste en madera maciza.

Las tarimas de madera natural, por otro lado, representan la esencia auténtica de la madera. Confeccionadas a partir de tablas sólidas de especies como roble, nogal o haya, estas tarimas ofrecen una belleza natural y una sensación cálida. La capacidad de lijar y volver a barnizar permite renovar su apariencia con el tiempo. No obstante, requiere un mantenimiento más riguroso, con la necesidad periódica de acuchillado y barnizado para preservar su integridad y por tanto de un coste mucho mayor que el resto de las tarimas y no son recomendables para viviendas que se van a alquilar.

Las tarimas con capa noble buscan combinar lo mejor de ambos mundos. Presente una capa superior de madera noble auténtica, proporcionando la estética genuina de la madera maciza. Sin embargo, esta capa se adhiere a una base más económica, como contrachapado o aglomerado. Esto permite reducir costos sin sacrificar completamente la autenticidad. Aunque todavía requieren cuidados, su mantenimiento es menos exigente en comparación con las tarimas de madera natural.

Las tarimas vinílicas se destacan por su resistencia al agua y versatilidad estética. Fabricadas con compuestos de vinilo, estas tarimas son ideales para entornos húmedos, como cocinas o baños, es por ello que son muy recomendables para distribuciones con espacios abiertos y cuando se quiere un suelo continuo en toda la vivienda. La capa superior impresa puede simular una variedad de acabados, desde madera hasta piedra, brindando flexibilidad en el diseño. Además, la capa de uretano proporciona resistencia al desgaste y facilita la limpieza. Su instalación se realiza mediante sistemas de clic o adhesivos especializados.

En términos de durabilidad, las tarimas laminadas son propensas a desgastes superficiales y no permiten el lijado para revitalizar su apariencia. Por otro lado, las tarimas de madera natural y con capa noble permiten el lijado y el barnizado, proporcionando la posibilidad de renovación a lo largo del tiempo. Las tarimas vinílicas exhiben resistencia al agua y una mayor resistencia al desgaste, siendo ideales en entornos expuestos a humedad o tráfico intenso.

En resumen, la elección entre estos tipos de tarima depende de factores como presupuesto, estética deseada, nivel de mantenimiento aceptable y las condiciones específicas del entorno. Las tarimas laminadas son ideales para aquellos con presupuestos ajustados, mientras que las de madera natural y con capa noble son apreciadas por su autenticidad, aunque con diferentes niveles de mantenimiento. Las tarimas vinílicas son la elección ideal para entornos húmedos, combinando resistencia al agua con opciones de diseño versátiles. La selección adecuada dependerá de la ponderación de estas consideraciones individuales.

Artículos relacionados

Logo de Sieqon

Seguro RC

Cumplimiento en los plazos

Asesoramiento personalizado

Precios asequibles

Calidad en los servicios

Garantía de obra terminada

Horarios
Contacto
LLÁMANOS