¿ Cómo reformar mi cocina?

Vista de cocina y salón muy luminoso. Salón con iluminación indirecta.

Desde la demolición inicial hasta los toques finales de diseño, cada paso debe ejecutarse con precisión para lograr un resultado final funcional, estético y duradero, cuando se trata de reformar una cocina. para llevar a cabo una reforma de cocina exitosa, se deben seguir varios pasos y tener en cuenta algunos aspectos, que describimos a continuación:

1. Evaluación Inicial y Planificación:

Antes de comenzar, es fundamental realizar una evaluación exhaustiva de la cocina existente. Esto incluye la medición precisa del espacio, la evaluación de la infraestructura existente (fontanería, electricidad, ventilación) y la identificación de posibles problemas estructurales. Además, se debe realizar una evaluación de las necesidades y preferencias del cliente, incluidos los requisitos de almacenamiento, el estilo deseado y el presupuesto disponible. Es muy importante tener en cuenta, cómo se hace uso de dicha cocina, para poder platear un diseño, no sólo moderno, sino funcional.

2. Diseño y Selección de Materiales:

Una vez completada la evaluación inicial, se procede al diseño de la nueva cocina. Esto implica la creación de planos detallados que incluyan disposición de los elementos (armarios, electrodomésticos, encimeras), distribución de puntos de fontanería y electricidad, y especificaciones técnicas incluso de los electrodomésticos. La selección de materiales es una parte crucial de esta etapa, que incluye la elección de las puertas para los armarios, encimeras, suelos, azulejos y accesorios. Es importante considerar la durabilidad, el estilo y la funcionalidad de cada material seleccionado, en el caso de una cocina, este último es el aspecto más importante a tener en cuenta, ya que es una zona de trabajo, en el que todo debe coexistir y permitir la practicidad en todo momento.

3. Instalación de Infraestructura:

Una vez que el espacio esté preparado, se procede a la instalación o actualización de todas las instalaciones. Esto implica la instalación de nuevas tuberías, cables eléctricos y conductos de ventilación, así como la incorporación de puntos de agua adicionales o tomas de corriente según el diseño previamente establecido. Es fundamental cumplir con todas las normativas y regulaciones locales durante esta etapa. En muchas ocasiones, se cree que la reforma de una cocina, sólo implica la estética, el almacenamiento y que se cambien los electrodomésticos, este es un error que muchos comenten, ya que si tenemos un cableado eléctrico que no es el adecuado o la fontanería es antigua, tienes muchas probabilidades de que surjan imprevistos futuros. 

4. Instalación de Suelos y Paredes:

Una vez estén confirmada y revisada todas las instalaciones, se procede a la instalación de suelos y paredes. La elección de materiales para estos elementos debe tener en cuenta la durabilidad, la resistencia al agua y la facilidad de limpieza. Se pueden utilizar una variedad de opciones, como baldosas cerámicas, suelos laminados o vinílicos, y pintura lavable para paredes. Es importante asegurar una instalación adecuada para garantizar la integridad estructural y la estética del espacio. No olvidéis la importancia de incorporar una correcta iluminación.

5. Montaje de Armarios y Superficies de Trabajo:

Los armarios se instalan siguiendo el diseño previamente establecido, asegurando una alineación adecuada y fijación segura a las paredes. Las encimeras se colocan sobre los armarios, utilizando técnicas de instalación apropiadas para garantizar estabilidad y durabilidad. Se pueden incorporar elementos adicionales, como islas de cocina o barras de desayuno, según las preferencias del cliente. En la nueva tabiquería, en el caso de que se hayan realizado con pladur, es importante tener en cuenta el refuerzo de estas paredes, en el caso de muebles altos, para poder soportar el peso de los mismos.

6. Instalación de Electrodomésticos:

Una vez que los armarios y las superficies de trabajo estén en su lugar, se procede a la instalación de los electrodomésticos. Esto incluye la conexión de la cocina, el horno, el lavavajillas, el frigorífico y cualquier otro electrodoméstico requerido. Es fundamental seguir las instrucciones del fabricante y contratar a un profesional cualificado para garantizar una instalación segura y funcional.

7. Acabados Finales y Detalles Decorativos:

Esto puede incluir la instalación de accesorios de iluminación, grifos, herrajes para armarios y elementos decorativos como salpicaderos de azulejos o revestimientos de pared. Se recomienda trabajar en estrecha colaboración con el cliente para garantizar que se cumplan sus preferencias estéticas y funcionales.

8. Inspección final y pruebas:

Una vez finalizada la instalación de todos los elementos, se realiza una inspección final exhaustiva para garantizar que todos los aspectos del proyecto cumplan con los estándares de calidad y seguridad establecidos. Se llevan a cabo pruebas en todos los sistemas, incluidos fontanería, electricidad y electrodomésticos, para detectar posibles problemas o fallos. Cualquier defecto o irregularidad se corrige de inmediato para garantizar la satisfacción del cliente y la funcionalidad óptima de la cocina.

Conclusión:

La reforma integral de una cocina es un proceso complejo que requiere planificación meticulosa, habilidades técnicas y atención al detalle. Desde la evaluación inicial hasta la entrega final, cada paso debe ejecutarse con precisión para garantizar un resultado final satisfactorio. Al seguir esta guía técnica paso a paso y trabajar en estrecha colaboración, se pueden llevar a cabo proyectos de cocina exitosos que mejoren la funcionalidad, el estilo y el valor de la vivienda. En Sieqon contamos con un equipo de profesionales que te asesoran y te guían durante cada paso del proceso para que reformar tu cocina sea muy fácil.

Artículos relacionados

Logo de Sieqon

Seguro RC

Cumplimiento en los plazos

Asesoramiento personalizado

Precios asequibles

Calidad en los servicios

Garantía de obra terminada

Horarios
Contacto
LLÁMANOS